Author: esperanzaescribe

El sentimiento

El sentimiento es eso que te lleva, por los caminos del sentir, aunque no quieras.

Te va mostrando lentanente, lo que no te habías atrevido a ver, con sencillez, alumbra.

Hace que se estremezca tu ser, sin pedir permiso, sopla el viento, somos la hoja.

Nos permite recorrer la escalera de la emoción, peldaños arriba y abajo, vamos a todos lados.

Una voz no se calla, aún en el silencio, dice lo que siente en un manifiesto continuo.

La vida cambia, tiene matices reales de vida, esa que conoce la paz y el sobresalto.

El sentimiento, es una piel que se eriza con un pensamiento que llega, aunque no lo digamos, la piel lo sentencia.

img_6109Sabe el camino que se anda, para que no haya distancia, esa que se compone del olvido y desaliento.

Es pensarte a quemarropa, sentirte mojarme en el desierto, una boca que suspira sin reserva.

Es la oportunidad constante de repetir un Te Quiero, que quizás retumbe en el pasillo del mundo, y sea condenado.

Alegria que se lleva lo mejor de nuestros días, y los devuelve bañado de una luz primorosa, que inunda.

Dolor de los más intensos, en proporción a lo que se siente, sin más  ni menos.

Tiempo que es  verdugo eterno, que le limita, haciéndole sentir que va lento, que se le acaba su aliento.

Bocanada de aire puro, en medio de la contaminación reinante del desamor y la frialdad.

Recuerdo que está latente, que no se va, que nos llega a donde vamos, así solo andemos con nosotros mismos (o con muchos).

Que lo llena todo, que lo inunda todo, que lo abarca todo y el milagro es que cabe dentro de mí.

El sentimiento viene sin fecha de caducidad, pero expira cuando se deja solo, vacío, sin respuesta, sin aliento.

Honro este sentimiento, diciéndolo; no guardándolo para las páginas extintas del olvido… aunque no sé si lleguen a ningún lado mis palabras; el sentimiento merece ser recibido.

El silencio del corazón, habla

🖤

Sí, ya lo sé, bien es cierto, que la llama del fuego derrite al más frío témpano de hielo y eso nos suena hasta idílico pensando en los sentimientos…  eso lo asociamos con vida.

De la misma manera, podría pensarse del frío que congela hasta helar y hacer morir hasta el más intrépido fuego, así mismo al sentimiento… eso lo asociamos con muerte.

A veces tardamos en descubrir que no es tan mala la muerte.

🖤

Cada uno, tiene su propio infierno
y su llama se atiza con lo que guardamos dentro. Lo disfrazamos de cielo, sonreímos al mundo y nuestros pies de barro se derriten y nos delatan.

Una gota nos contiene, y una sola es suficiente para ahogarnos, sin necesidad de correr al ancho mar que está tan lejos.

🖤

Cobardes, desdichados, reprimidos… aquellos que vierten su amor en una botella, la cierran y lanzan a las aguas, pretendiendo que en la travesía sin dirección y sentido, llegue hasta la orilla del corazón que siente. Por supuesto, que el temor es tanto, que aún lanzando la botella a lo incierto, rezan una oración de esas muy gastadas y  vacía, pidiendo que esa misma botella, nunca llegue.

img_2542

🖤

Paredes solas, está vacío… muros levantados se yerguen recordando qué hay que ser fuerte.  La fortaleza, no es más que la ilusión de los débiles que no se atreven a mirar sus flaquezas sin sentir vergüenzas, así como la felicidad es una ilusión que inventaron aquellos que se empeñaron en decir que el sentimiento vale la pena.  Escaleras abajo, la soledad.  Todo como siempre, todo en su lugar.  -Brindemos por ello, dice una voz que no está.

img_2546

Escribo

1482879577989.jpeg

 

Escribo, te percibo… te siento.

Es el momento perfecto, te encuentro en las comillas de mis pensamientos, siento tu llegada en puntos suspensivos, te toco y exclamas; más allá de lo desconocido.

Mis dedos se llenan del amor que siento, vibro, te imagino y cada letra lleva parte de mi ser en lo que escribo.  Hablo de ti en mis silencios, en lo que digo, en mi respiro.

No hay más nada ni más nadie, solo tú, cuando escribo.  Mis alas se abren, el cielo se tiende a la medida de mis sueños.  Te encuentro, te toco, te siento.  Vuelo.

La luz aparece, me recorre, me haces temblar a fuego vivo. Escribo, solo escribo, lo que voy sintiendo, y en medio de las letras te percibo.

Aquí estas… te voy tocando, ya no hay nadie que lo impida.  Voy haciendo cada trazo, y con ello marco la ruta a tu destino.

Escribo, me voy acercando, vas abriendo la puerta del camino.  Voy entrando, van mis letras, esas que dicen lo que siento, cada vez que pienso estar contigo.

Con esa tinta del AMOR es la que escribo.

No soy roca

1479692242973

Tu amor… ese que viene y se va
Como ola que visita,
Besa y por supuesto me agita
Ese, es un poco fugaz.

No soy roca, tu lo sabes
Me hiere la indiferencia
La mirada lejana, la ausencia
Esa que a veces me das.

Sentimientos hoy revueltos
Llegan, corren
Unos van más a prisa, algunos lentos
Vestido con suave brisa
Que hiela mi alma al pasar.

Me golpean sin cesar
Como si yo fuera roca,
Olvidando que en mi boca
Solo te quiere besar.

No soy dura, no soy fuerte
Solo soy de carne y hueso
De un amor que hasta la muerte
Me lleva a desear tus besos.

No soy roca,
Estoy aquí, las olas vienen y van
Tú que no te quedarás,
Tampoco te sabes ir.

Yo soy Faro…

Yo soy Faro..

Yo soy Faro, me detengo, te espero. Tu eres ola que va y viene, se agita, mueve; me dejas.

Yo soy Faro, de pie para que a lo lejos me veas. Tu apareces, sin aviso y te hundes cuando quieres; me obvias.

Yo soy Faro, enciendo mi luz, alumbró tu ruta. Tú navegas en la oscuridad, por instrumento; no me necesitas.

Yo soy Faro, lluvia y sol, me azotan. Tú eres barco que navega solo con buen tiempo; te alejas.

Yo soy Faro, fuerte, en una pieza (por fuera). Tú soplas intenso como tempestad, dinámico sin que te quieras quedar, sigues.

Yo soy Faro, silenciosa con gritos que el alma tiene. Tú de pocas palabras, las suficientes para no hablar de lo que sientes, no me dices nada.

Yo soy Faro, si no estuviera, quedaría un vacío, un lugar solitario. Tu navegarías, ¿aún sin darte cuenta? En algún momento te faltará la luz, habría una alarma.

Yo soy Faro, tú la noche donde mi reflejo se aprecia con mayor intensidad, te pertenezco.

Yo soy Faro, no me voy a ningún lado, mi luz va en tu dirección, tengo un sentido. Tú sabrás si en toda tu travesía al fin atracarás en mis deseos.

Yo soy Faro, una sola puerta. Tú de pie ante ella. Entras?

Yo simplemente soy eso… Soy Faro

img_7521

 

Sola en el Faro ¿Estás aquí..?

img_6356

– ¡Esperanza, Esperanza!
Oigo nuevamente esa voz, pero esta vez, que va, no voy a volverme a dejar engañar por el viento. Quizás aquí donde estoy, donde he gritado su nombre, frente a este mar, mi testigo el viento vuelve a jugarme nuevamente malas pasadas y escucho que me llama, sin ser cierto. Esta vez no caeré… no, otra vez.
– ¿Pero porqué no volteas, no me oyes, no dices nada?
– Si tan solo pudiera jugar a creer que esto que oigo en mi cabeza es cierto, que tú has vuelto a este lugar, que me buscas y te hago falta… Pero no, no pasaré por esto otra vez. Ya lo pase, y fue muy duro para mí entender que no era cierto… que no habías vuelto.
– Han sido muchos los días desde que nos vimos aquí, desde que subimos cada uno de esos pisos que desde hace un tiempo ya se volvieron a apagar. – Me dijiste que vendrías y aún no has vuelto. Las voces no callan mi corazón que incesante te busca, y una vez más bajo aquí.. Al mar, frente a su inmensidad a ver si un recuerdo tuyo se hace realidad, si apareces, llegando una vez más a tocar mi alma y también mi piel.
– Pero… ¿Porque no dices nada, Esperanza? Acaso te has vuelto sorda?
– Creo que ya es mucho para mí, voy a dejarme arrastrar un poco por mi deseo que estés y entablaré una conversación contigo…De esas que hago y en las que tú no estás.
– Para que quieres que te respondas, si tú no estás.
– ¿No estoy, no estoy? ¿Acaso no me ves? ¡Estoy aquí!!!
– Te he visto, si muchas veces, en mi cabeza, de todas las formas en las que nos hemos conocido y más… Claro que te he visto, pero sé que no estás, que es solo mi imaginación y la ganas de verte, pero no estás; ¡yo lo sé!
– No, no Esperanza… Soy yo… Estoy aquí. Volví a nuestro lugar, no lo estás imaginando.
Escéptica pero en el fondo con ganas de dar la vida, porque sea cierto, me volteo y te encuentro… te veo, una vez más.
-¿Y que haces aquí? (si fuera cierto que estás)
-¿Qué, que hago? Por supuesto que viene por ti, quería verte, tenerte cerca… sentirte.
-Realmente ahora si estoy pensando que todo esto no es cierto…. como dirías tú que me quieres ver y sentir y de la última vez que subimos juntos, ha pasado tanto tiempo. -Si tú de verdad estás aquí (que aún lo dudo) dime cuál es tu motivo real para estar aquí.
-Me conoces más de lo que piensa y más de lo que yo mismo quisiera. – Bueno, tienes algo de razón, vine… y es que estoy algo confundido. A veces yo tampoco sé, si lo que siento y lo que vivimos en el Faro (allá arriba) fue cierto o solo producto de mi gran imaginación.
-Fue cierto. Para mí, cada palabra, cada paso que dimos, aún aquí mismo en este mar… todo fue cierto, claro, cierto al menos para mí. Mi amor es cierto, lo que soy y lo que siento es lo más real que puede existir; no sé cómo ha sido para ti.
-Esperanza…
-¿porqué estás aquí? Y no sabes lo mal que la paso, cuando creo que quizás le este hablando solo a mi imaginación… y que tú tal como temo… noestés aquí.

1476233813924