Month: January 2016

Subamos al Faro #7

lighthouse-985391_1280

– ¡…Ah, volviste! Digo esto y realmente me sorprende tu presencia.. Que hayas vuelto al faro. -Yo no me fui, pero sabía que tú si lo harías.

-¿Cómo que me fuí…? Dices y puedo notar algo de agitación en tu voz.
-Cuando salimos del piso verde, el de la esperanza, ese que tú misma dijiste que te era uno de los más difíciles de subir, ¡simplemente te busqué y no te vi!
-Hacia arriba estaba oscuro y no se veía casi nada; sólo los pisos azul y verde estaban iluminados, además de la planta baja del Faro, ésta donde estamos ahora, nuevamente.
-Me sentí sólo, desapareciste… Y sí, me fui.
-Tranquilo, te digo en forma pausada. -No me fuí…. todo está bien. Mis palabras van de alguna manera calmandote, e igualmente me dan el tiempo necesario para reponerme de la emocion de verte aquí otra vez.
-Nunca me voy, simplemente me quité de tu vista, sigo diciendo. -Sabía que vendrían los días de fin de año, y tú sin dudar tendrías que irte.
– Así que te dejé ir más fácilmente. -No se despedirme, quise hacértelo sencillo.
– Pero hoy has vuelto, y es lo que importa. Digo esto, mientras mis ojos se encuentran con los tuyos, que tienen preguntas y menos agitación en el fondo (al menos eso pienso yo).
– ¿Crees que puedes estar y no estar cuando quieres? ¿Qué siempre lo controlas? Dices esto y la voz de tus palabras es como un grito ahogado…
– ¡No… Para nada! No lo controlo, no pretendo eso. Simplemente estoy aquí y anhelaba que vinieras, que volvieras… y en el fondo tu sabías que me encontrarías, esperándote. -¿Estás molesto? Si es así, por favor perdóname, no fue mi intención causarte esa sensación de abandono en el piso verde.
– ¿Molesto?… Diría que más bien que estoy… desconcertado.
– Entiendo, pero tranquilo, todo tiene su razón.
– ¡Ven, subamos! Ya estos dos pisos (el azul y el verde) los conoces, así que podemos ubicarnos justo donde nos quedamos. ¿Vamos?
– Si vamos. Extiendes tu mano y empiezas a subir, yo detrás tuyo como subimos la vez anterior.
-No entiendo… ¿porqué desapareciste? Dices moviendo la cabeza en señal de negación.
Nos empieza a pegar la subida, hemos pasado el piso azul, el que se trata del impulso para empezar andar, y luego pasamos al último que  recorrimos, al piso verde, ese que me es difícil, en el que batallo con la inseguridad.
-¿Recuerdas que dimos los tres últimos saltos en los escalones que quedaban al final,  hasta que salimos de él?
-¡Claro! Fue en ese momento que sentí que soltaste mi mano. No encontré el interruptor de la luz para el otro piso… Y me quedé sólo.
-Allí está,digo y te señalo el sitio donde está el interruptor. -Enciende, ahora si puedes. Me miras y sólo puedo regalarte una sonrisa, para confirmar que todo está bien.
-¿El tono ahora es naranja? Preguntas. -Realmente es increíble que haya un color en cada piso…
-Si, es naranja.
-A ver… Y esta vez ¿porque escogiste ese color?

 

staircase-1081977_1280

-¿Alguna vez has visto uno de esos atardeceres en que el cielo se viste de naranja?
-¡Si claro! Lo he visto.
-Este color me recuerda que hasta sus últimos minutos el sol es consecuente con lo que él es… se mantiene, no se rinde..
-¿Sabes? Llegar hasta este piso, luego de pasar por todo lo que significa para mi el anterior, es como decir: -¡si pude con eso y además… avancé, así que puedo con cualquier cosa!

 

lantern-488354_1280-¿Tú alguna vez dudas o tienes temores y luchas internas? ¿alguna vez el amor te ha llenado de incertidumbre?
-¡Wow Esperanza… Cuántas cosas dices! Realmente estoy haciendo descubrimiento, tras descubrimiento contigo.
-Por supuesto que tambien he sentido temor y ¿luchas internas…? ¡Tengo para regalar! Pero realmente estoy sorprendido con todo lo que dices a través de estos pisos que subimos…!
-Yo sólo estoy abriendo mi corazón delante de ti.
Siento que tú mano me aprieta con fuerza esta vez, como diciéndome:      -aquí estoy, deja el temor afuera….
De verdad que agradezco que vayas delante y no puedas ver mi rostro en este momento. Digo lo que digo, y no puedo evitar que el rubor suba hasta mí rostro. Me repongo y seguimos.
-Agradezco mucho el que lo hagas. Habló de eso que dices… De abrir tu corazón delante de mi.
-Por lo general uno no hace eso, porque siempre hay algún temor de ser lastimado, o por cuidar que nadie vea nuestros puntos débiles, pero tu definitivamente eres… Diferente.
-¿Como un bicho raro? Digo con voz de niña preguntona.
-¡Noooo! Digo rara, porque realmente, no pareces, sino que eres, alguien muy especial.
-Bueno, gracias por lo que dices.
-Estos escalones, además, me recuerdan que la meta está más cerca, que si no pierdo el rumbo, voy a llegar, que vale la pena el esfuerzo de subir.  -Estamos casi a la mitad, y ya desde aquí, en la ventana que hay en el descanso, se puede observar el mar con mayor amplitud.
-Ya entiendo… dices, este color es como la recompensa de haber pasado los anteriores. -No creas, me dejaste pensando en todo eso que dijiste sobre tus dudas e interrogantes que tenías, cuando nos vimos la última vez.
-Pensar que tengo algo que ver con eso, no me agrada del todo, y eso queria preguntártelo ese día… Cuando me dejaste aquí, solo.
-Por un momento llegué a pensar que esas mismas dudas te habían hecho salir corriendo y dejarme.
-No, ya te dije que no me fuí. Sabía que tenías que volver a tu mundo y simplemente así pasó. -Como te dije, no soy buena para las despedidas.
-¿Alguna vez tu has sentido algo intenso por alguien? Te hago esta pregunta y creó que tengo yo más riesgo que tú, en la respuesta.
Se oye sólo el silencio… Parece que la pregunta cayó justo en el interior de cada uno. Y así también, en el silencio la procesamos.
Rompes tú el silencio y dices: – ¿Por qué preguntas eso? Creo que sin esperar mucho que yo responda.
– Porque así pasa con lo que experimento al subir estos escalones naranja. La intensidad de lo que siento, me permite continuar aquí, a pesar de haber pasado por la lucha del piso anterior.
– Llegar hasta aquí, es no perder el enfoque, es superar los obstáculos, es mantener la mirada en lo que quiero, y en quien quiero además .
– Una vez más me sorprendes… porque haces de una simpleza, una gran profundidad.
– Creo que yo asociaría este color naranja, justamente con naranjas, ricas, jugosas… ¡Sin más!
– Exactamente, eso también sirve para ilustrar lo que te quiero decir. – Si pensara en un fruto como el que describes, sería muy rico comerlo, pero también es para pensar que si hoy puede estar así, es porque previamente superó muchas pruebas. Pareciera algo ligero y normal que el fruto salga y se coseche, sin embargo para que una naranja llegue a buen termino, como todo, ha tenido que pasar por adversidades o dificultades. Solo la permanencia, garantiza que podamos lograr lo que queremos.
– Jamás lo había visto así… ¿entonces cada vez que subes a este faro, vas pensando en todas estas cosas?
– A veces no es así, expresamente. Unas subo sintiéndome mal y cada escalón a color me ayuda a recordar lo que he aprendido y aun así, hay momentos  en los que  también los paso por alto; otras si es más intencional y lo voy disfrutando paso a paso. -Algunas veces tan solo me quedo abajo y ni siquiera me atrevo a subir. Por eso, el estar en este piso hoy, ya casi en su final, me hace experimentar una gran satisfacción, de haber logrado vencer el miedo esta vez y tener las ganas de terminar de subir. -Esta vez, es mucho más especial que la anteriores… porque simplemente tu estás aqui.
Y me quedo pensando por unos segundos en ¿que pasará cuando lleguemos arriba?ny sobre todo que será de nuestras vidas luego que decidamos bajar y te marches…
Evito pensar en eso, asi que me aferro a tu mano, y terminamos de pasar este piso… el de la permanencia.

#EE 18
-Esta vez no te esconderás ¿no? Me dices sin soltar mi mano, como temiendo que pueda desaparecer otra vez.
-No, tranquilo… sigo aqui, como siempre… y no saldré de tu vista.

-Hagamos una pausa, mira por la ventana de aqui y dime ¿qué sientes? Antes de que sigamos subiendo.

#EE

Advertisements

Quisiera…

 

 

#EE Enero 14 2016

Quisiera ser como tú…

Aunque en el fondo me gusta ser como yo,

Quererte sin medidas, sin complicaciones

Sin amor de devuelta, y eso me hace libre…

Libre de expectativas,

De ataduras fuera del sentimiento,

De dramas innecesarios,

Que a veces llegan, pero igual se van.

Es tan especial esto que siento,

Que no me lo perdería por nada,

Ni siquiera por ti mismo,

Que imaginas que por hacer algo o no,

Podrias  aumentarlo o

Simplemente hacerlo desaparecer.

Pero no, esto es mío, te pertenece,

Pero es mío…

Y si lo quieres,  yo lo tengo

Y sí no, no me has quitado nada

Yo lo siento, y es mío.

Quisiera ser como tú, 

sería más práctico,

Pero sentiría menos,

Así que me quedo con esto,

Con lo que soy,

Con lo que me hace escribirte

Pensarte,sentirte…

A pesar de ti mismo.

¿El tiempo..?

#EE. el tiempo

Deserté, le miré a lo lejos y sólo dije: ¡ya no más!

Quédate tú con eso de horas minutos y segundos…

Yo me quedó con la vida, con lo que pienso y sobre todo con lo que siento.

Solo la fria soledad le acompañó, y yo… seguí, me fui, a esperar con la alegría que da la esperanza, y la emoción con que llegan las sorpresas.

Por eso me deshice del tiempo, porque él se empeñó en  librar batallas con lo que siento por ti; y por supuesto, perdió.

 

#EE

Cada paso…

EE 12

 

Emprender un camino, iniciar un proyecto, decidir simplemente amar o dejar salir un sentimiento, son pasos que damos en medio de la incertidumbre… Pero los damos.

En cada duda, encontramos alguna certeza, en cada dolor conseguimos huellas que nos ha dejado el amor, en cada caída veremos escalones subidos.

El camino contigo, el crear a tu lado, el amor que experimento y expreso de este modo; son pasos que atraviesan el territorio de lo desconocido, de la duda, de lo insospechado.

Y al lado de cada uno de ellos (del dolor, las dudas y el temor a la caída) una mágica certeza aparece y los envuelve completamente, dejándolos sin efecto e  indicándome a mí donde poner el pie, cuando todo está oscuro, y donde recostar mi alma cuando todo se ensombrece.

Por eso, por la magia de la certeza, esa que está sembrada en nuestro interior, y que a veces no la vemos germinar, pero está allí. Por la llama de su calor y el impulso de su fuerza, por ese tipo de certezas inciertas… Sigo contigo, dando pasos, creando, amando.

Subir, subir hasta el corazón y quizás ¡mucho más allá!

#EE

 

 

 

¡Oh por Dios!

Realmente me ocurrió con esta mención, tal como lo dice el post de la tan querida Pily Trinidad,  a quien le agradezco con el corazón el que me incluyera en su lista de recientes encontrados y además recomendados.  Es un gran honor para mi, la lectura de ella, y la de ustedes.

Pronto haré los pasos señalados para los nominados. Gracias, gracias nuevamente.

 

Desde este, mi faro… Mis ganas de seguir!

 

Origen: ¡Oh por Dios!