Subamos al Faro #4

Empezamos  a subir. Como te dije, quiero que vayas delante. Estar tan cerca de ti, aunque pueda parecerte hasta cómico, realmente me acelera el pulso y prefiero que me des la mano y subamos poco a poco. Que sea yo quien pueda verte a tí…

Me miras y siento que tus ojos pueden ver mi interior, y esta emoción que pareciera no existir, creo que tú la desnudas completamente.

Te acercas y tomas mi mano para empezar a subir, no sin antes preguntarme:
– ¿Cuánto tiempo tienes viniendo a este faro?
– ¿No te asusta venir a este lugar sola y subir tantos escalones y que se haga de noche?
– ¿Porqué te gustan los faros? Cuéntame Esperanza…

Son tus preguntas, y aprovecho esta oportunidad para empezar a mostrar lo que siento desde aquí, desde el primer escalón.

– Tengo viniendo a este lugar alrededor de dos años.  Al decirte esto, tu expresión de asombro aparece .
– No siento temor, mira, aquí se enciende el resto de la iluminación. Digo esto y mientras lo hago camino y encuentro el interruptor, lo enciendo y el primer tono que puede observarse es azul. Este faro tiene 7 pisos internos y el octavo es el que se encuentra  en su cabeza lo que se conoce como linterna. A cada piso le hemos colocado además de las luces blancas que iluminan bien los escalones, un reflector azul para dar ese matiz en el centro del primer piso, ¿lo ves?
Cada piso tiene un tono diferente lo que le da un toque mágico a este lugar… En algún momento te hablaré de lo que significa cada color para mi.

image

– La primera vez que vine no llegué ni al primer piso, sólo me senté a llorar en uno de estos primeros escalones. Digo esto y no puedo evitar suspirar al recordarlo.
– No se cuanto tiempo pasé allí, hasta que el señor Marco y su esposa Natalia me encontraron, ellos son los encargados del mantenimiento del faro,  y desde ese día hasta hoy, me han adoptado como parte de este lugar, como la hija que no tuvieron, y realmente les quiero muchísimo.

(Aquí había colocado una foto mía de ese día… Pero preferí quitarla)

-Creo que si aquel día no me encuentran, hubiese podido morir allí de tanto llorar. Digo esto y cambio el rumbo de la conversación pensando que es mejor  no describir mucho esos detalles.

– Ellos me consienten tanto que me complacieron con el capricho de los colores aquí adentro y en su casa me han dejado entrar todas las veces que vengo, aún cuando ellos están de viaje, porque tengo sus llaves.

Retrocedes acercándote nuevamente hacia mi, y tus ojos no evitan hacer lo que ya sabes que pasa conmigo (a este paso no se cuanto tiempo vayamos a estar aquí). Te acercas y puedo sentir tu respiración. Esto es como demasiado para iniciar la subida. Mw pregunto si podré resistirlo.

Doy medio paso hacia atrás y tu mano, que tiene agarrada la mía con el objeto empezar a subir, de un suave tirón me coloca justamente  ante tu rostro. Nuestros ojos están al mismo nivel, diría que casi nuestras bocas también. Realmente me agitas hasta el más mínimo rincón de mi ser, con toda esta emoción que me produce tenerte tan cerca; como que no estoy muy preparada para eso…

Con la mano que tienes libre levantas algo más mi barbilla y me dices:
-Quiero saber, ¿porqué viniste acá la primera vez? Pero sobretodo quiero saber ¿porqué llorabas de esa forma desconsolada? No pensaba que hubiera tantas lágrimas en tu historia, continuas diciendo, y al hacerlo puedo ver una dulzura en tu mirada que realmente me conmueve.

Sigues hablándome así de cerquita y de verdad que si todo a mi alrededor estallara en este momento, aún así, creo que continuaría escuchándote sin ni siquiera moverme. Simplemente no puedo.

-Ya sabía que eras alguien muy sensible y lo comprobé con esas lágrimas que ví correr por ahí hace tan sólo unos minutos, pero lo que dices que te trajo hasta acá la primera vez fue dolor… Y quiero saber ¿porqué? Aunque en el fondo te confieso que tengo algo de temor de conocer esa respuesta. Nada más de pensar que esas lágrimas lleven mi nombre, creo que no lo soportaría con facilidad.

-Mis lágrimas si tenían que ver contigo..  Tengo que decírtelo. Y mis risas también, la verdad es que no puedo evitarlo. Mis manos tiemblan y rescato la que tenías en la tuya y la devuelvo a mis bolsillos, a ver si consiguen calmarse.

Me recuperó un poco, hay una lucha entre mis emociones y el llamado a la calma que me hace mi parte cuerda, que hay momentos que siento no queda mucha y continuo haciendo mi mejor esfuerzo por responder.

-Hiciste tres preguntas y aún no las contesto todas, vamos por parte, paso a paso, escalón por escalón.

-Ya sabes que tengo un par de años viniendo aquí, sabes además que no me asusta y con quien cuento cuando me quedo. Digo esto y hago un gesto que te indica que podemos empezar a subir.

Al subir con calma  continuó hablándote y ya sin tenerte tan cerca, se me hace más llevadero el poder hacerlo.

-Me gustan los faros, porque a veces creo que soy como uno de ellos.  Solitarios y en medio de la nada, y aún en esa condición, en algún momento pueden servir de luz a quien se detenga a verlos… Los faros a pesar de estar inmóviles y un poco sobre el nivel del mar, pueden ser azotados por olas que se desbordan (tal cuál las emociones), mareas que suben o cualquier cambio que afecte al mar y sus orillas. Pueden ser golpeados y sólo les toca quedarse enmudecidos y seguir allí, erguidos haciendo lo suyo.

Detienes el paso, vamos apenas por el octavo escalón y te volteas a mirarme, preguntando:
– ¿Y yo he sido parte de esa nada, del azote de las olas y los vientos implacables verdad?

image

Asiento con mi cabeza y te doy la mejor sonrisa  que soy capaz de mostrar en este momento. Estas quitando todos los velos de mi alma, y vas a descubrirla toda y yo ya no tengo resistencia para evitarlo.

image

Tú me has leído lo suficiente para imaginarme sintiendo, ¿Cierto?
¿Entonces seguimos subiendo…?

#EE

Advertisements

2 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s